Cálculos fiscales explicados con un ejemplo de Yadnya

El concepto de plusvalía tiene su origen en la teoría del valor-trabajo de Karl Marx. Para Marx, la fuerza de trabajo del obrero o proletariado, produce un excedente que no se paga al trabajador, sino que es utilizado por el empresario para mantener los medios de producción. A este excedente lo llamó plusvalía.

El impuesto conocido como plusvalía, está regulado en la Ley Reguladora de las Haciendas Locales (RDL 2/2004), y grava en realidad el incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana (no rústica) con el paso del tiempo, en virtud de cambios externos que los revalorizan.

Su denominación técnica es Impuesto Municipal sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana y se genera cuando se transmite onerosamente la propiedad por cualquier título (compraventa, herencia), o en otros supuestos de transmisión como dación en pago, permutas, aportaciones a sociedades, reversión de expropiaciones, así como la constitución y transmisión de un derecho real de limitación del dominio, cuando se produce un incremento del valor de los terrenos..

La citada ley establece los mecanismos para su cálculo y recaudación por los Ayuntamientos y así se ha venido ejerciendo por los mismos, generando muchos casos el pago del impuesto de plusvalía por operaciones en las que no se ha producido incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana..

¿Qué gastos pueden reclamarse en concepto de plusvalía?

Gastos tales como corretaje, derechos de timbre, comisión de venta, etc. pueden reclamarse como gasto en su Declaración de la Renta. Todos estos gastos se admiten como deducción únicamente a efectos del cálculo de las plusvalías. Sin embargo, el Impuesto sobre Transacciones con Valores Mobiliarios (STT) no se permite como deducción.

LEER  Plantillas carta reclamacion deuda pdf

¿Afecta la plusvalía a los impuestos locales?

Las plusvalías a largo plazo también están sujetas a los impuestos sobre la renta estatales y locales. En conjunto, los contribuyentes pueden enfrentarse a un tipo marginal de hasta el 33% en función de su estado de residencia.

Impuesto sobre las plusvalías inmobiliarias – Sección 54, 54EC

El motivo no es otro que, el pasado mes de julio, el Tribunal Supremo aclaró el alcance de la sentencia de mayo de 2017 del Tribunal Constitucional (TC), la que anula parcialmente el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana -más conocido como Plusvalía Municipal-, en aquellos casos en los que tras la venta de un inmueble se hayan registrado pérdidas.

La plusvalía municipal es un impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana, que en los últimos años ha aportado a los ayuntamientos españoles más de 2.000 millones de euros, y que se aplica siempre que se vende o dona un inmueble de cualquier tipo.

Un impuesto que ha generado polémica y mucha controversia, ya que teóricamente calculaba la revalorización que había experimentado un inmueble desde el momento de su compra hasta el día de su venta, cuando la realidad era que había que pagar dicho impuesto, incluso cuando se habían registrado pérdidas tras la venta.

Algo que ha hecho que durante los últimos años, los Tribunales Superiores de Justicia hayan venido dictando sentencias totalmente contrarias a las liquidaciones del impuesto de plusvalía municipal, cuando no ha existido ganancia alguna por parte del contribuyente.

Fiscalidad de los bonos municipales

El 11 de mayo de 2017, casi treinta años después de su aprobación, el Tribunal Constitucional declaró finalmente inconstitucionales y nulos aquellos preceptos del Impuesto de Plusvalía Municipal que sometían a tributación situaciones en las que no existía incremento de valor de los terrenos, y encomendó al Legislador la tarea de modificar la normativa para adaptarla a su pronunciamiento.

LEER  Carta de reclamacion de mercancia

Posteriormente, el 31 de octubre de 2019, y sin que el Legislativo hubiera hecho sus deberes, el Tribunal Constitucional dictó una nueva sentencia en la que volvía a declarar la inconstitucionalidad de las normas del Impuesto de Plusvalía Municipal, pero ahora en aquellos supuestos en los que el importe a pagar fuera superior al incremento del valor de los bienes obtenidos por el contribuyente. El Tribunal Constitucional aprovechó para recordar al Legislativo que habían transcurrido dos años desde su anterior sentencia y que aún no se había modificado la normativa reguladora de este impuesto.

Sea como fuere, más de cuatro años después de la sentencia de 2017, el 26 de octubre de 2021, el Tribunal Constitucional nos sorprende publicando una nota informativa en la que se limita a afirmar que ya se había declarado la inconstitucionalidad y nulidad de los artículos que regulan el método de cálculo del objeto de la base imponible del Impuesto de Plusvalía Municipal.

Seminario web MRP: Entendiendo el Impuesto Sobre la Plusvalía (ISR) en México

Share this post:En pleno debate sobre su constitucionalidadEn este artículo analizamos uno de los impuestos más controvertidos y criticados por el contribuyente, sobre todo en tiempos de crisis como los actuales en los que la venta de inmuebles con pérdidas está a la orden del día. Hablamos del impuesto de plusvalía y su funcionamiento es el siguiente.

Como todos los tributos que están delegados en los municipios (son los siguientes: IBI, IVTM, IAE, ICIO y el presente), el impuesto de plusvalía se recoge en el Real Decreto 2/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba la Ley Reguladora de las Haciendas Locales. En sus artículos 104 y siguientes y bajo su verdadero nombre «Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana» (IIVTNU) puedes encontrar toda su normativa al respecto.

LEER  Cuanto tiempo tarda el inss en contestar una reclamacion previa

En teoría, la idea del impuesto es gravar el beneficio que toda persona adquiere cuando, por el simple paso del tiempo, el terreno que posee aumenta de valor y se revaloriza. Hay que tener en cuenta que cuando una persona adquiere una vivienda, no sólo adquiere el edificio sino también el terreno sobre el que está construido, por lo que si dicho terreno se revaloriza, la administración lo entiende como suficiente para recaudar su parte. La polémica surge cuando se entiende que este incremento de valor es siempre automático y sin tener en cuenta las circunstancias reales del inmueble.

Por admin

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad